Aspectos psicológicos

Blanca Vila Cremades | Altaveu #5 2022

Reconstrucción de la identidad en la sociedad de acogida

Desde el servicio de Psicología de Accem, pretendemos plasmar los principales aspectos psicológicos que afectan a las personas solicitantes de Protección Internacional a su llegada a España, y, en concreto, a la hora de incorporarse al mercado laboral.

Podemos considerar que un proceso migratorio lleva implícito el sufrimiento y el abandono de personas, lugares y costumbres, pero también la ilusión por un futuro más amable y próspero. En esta ilusión se construyen las expectativas. Sucede, en ocasiones, que estas creencias o deseos anticipados sobre lo que está por venir están alejados de la realidad. Por esta razón, cuando nos enfrentamos a una situación real, que no se corresponde con la que habíamos imaginado, es cuando se produce el choque de expectativas, y aparecen el malestar y la frustración resultantes de resistirse a aceptar la nueva realidad.

Rara vez una persona que emigra está preparada para todas las experiencias y complicaciones que pueden surgir en el proceso. Desde el punto de vista de la salud mental, encontramos que este desajuste en las expectativas, unido al proceso de adaptación a la nueva cultura, conlleva muy a menudo un aumento del estrés, pudiendo dispararse, además, sintomatología ansioso-depresiva.

Las personas que atraviesan este proceso se encuentran también en muchos casos con un escaso apoyo social por parte de la cultura receptora, y con muchísimas trabas y largos periodos de espera a nivel administrativo. En este sentido, las personas solicitantes tienen que esperar seis meses para poder empezar a trabajar. En este periodo de espera y de inactividad es fácil que asomen a la superficie las experiencias acumuladas durante todo el proceso migratorio que, en no pocos casos, conllevan al desarrollo de un trauma complejo.

Es fácil observar sintomatología relacionada con el trauma, como somatizaciones en forma de dolores intensos de cabeza, dolores abdominales, dificultad para conciliar el sueño, «flashbacks y rumiación intensa sobre experiencias vividas, pensamientos recurrentes sobre personas a las que han perdido o preocupación constante por su futuro o el de su familia.

Añadido a estos procesos psicológicos, hay elementos que también influyen en el nivel de estrés experimentado en un proceso migratorio, que, al mismo tiempo, hace más difícil que la persona acceda al mercado laboral: el nivel de diferencia existente entre la lengua, paisaje, identidad y cultura del país de origen y el país receptor.

A la hora de acceder al mercado laboral, no solo deben resaltarse es-tos condicionantes, sino que se debe tener en cuenta también que existen diferencias en las costumbres y valores en cuanto al trabajo y a la forma de encontrarlo. Normalmente, hay poco conocimiento sobre el mercado de trabajo, los portales de empleo y las Artículo redes de inserción socio-laboral. Por no hablar de los complicados laberintos administrativos y legislativos.

Observamos, en muchos de los casos, un descenso del estatus social y laboral. Una cantidad importante de las personas que acuden buscando asilo vienen con estudios superiores realizados en su país de origen, y al llegar a España, se encuentran con que los empleos a los que pueden acceder están muy por debajo de su cualificación y que las condiciones de los mismos destacan por la precariedad de salarios, la inestabilidad y las jornadas abusivas. En muchos de los casos, con salarios más bajos, jornadas más largas y peores condiciones de trabajo que las de los españoles y las de las españolas en la misma profesión.

Concluyendo todo lo anterior, consideramos que en el ajuste de expectativas es necesario cultivar la paciencia, trabajar la aceptación para aumentar la sensación de control sobre la propia vida, desarrollar la regulación emocional y el manejo en la búsqueda de soluciones a los problemas; pero para que una persona pueda sentirse completamente integrada en la nueva cultura ha de sentirse apoyada por la sociedad receptora, desde al acceso a recursos que le ayuden a encontrar empleo, orientación, apoyo psicológico y vivienda, hasta poder contar con una cara amable que la guíe cuando se pierda por la ciudad a la que acaba de llegar.

Unirme a la discusión